InicioArticulos personales¡Hóla…!

Me llamo Paloma Herce y soy una española residente en California desde hace demasiados años. Estoy vinculada a La Bioescuela no solo por ser hermana del creador y fundador, sino también porque, al igual que él, soy defensora acérrima de todo lo que es natural, sencillo y auténtico. Fui profesora durante más de 20 años y ahora trabajo como intérprete médico ayudando a los pacientes que no hablan inglés. Mi interés por la naturaleza y por los problemas que nuestro mundo presenta actualmente me llevan a estar constantemente investigando y poniendo en acción todo lo positivo que voy aprendiendo.

Mi hermano Javier y yo colaboramos el año pasado en la creación de dos libros orientados a promover el cariño y la responsabilidad hacia el medioambiente, uno para mayores y otro para pequeños, ambos disponibles a través de La Bioescuela. Se me ha ofrecido la oportunidad de colaborar en este blog y por ello estoy inmensamente agradecida. Contribuiré de vez en cuando con artículos y con otras referencias que espero sean de interés. Aquí está el primero…

 

REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR… ¿PARA QUÉ EXACTAMENTE? 

garbage-462166_1920

Lo hemos oído decir mil veces: “Hay que reciclar, porque es bueno para el planeta”

 ¡Y ahí queda el mensaje!

Algunos hacen un esfuerzo y de vez en cuando echan las latas vacías de Coca–Cola al contenedor de reciclaje. Otros se quedan mirando a lo que van a tirar y se preguntan: “¿Y esto se recicla o no?”, y para no agotarse mentalmente deciden tirarlo a la basura y ya está. Hay algunos que le echan buena voluntad al asunto y tiran todo al contenedor de reciclaje “por si acaso”, sea lo que sea, con restos de comida, con sustancias tóxicas, y piensan que de alguna manera alguien se encargará de que todo eso se convierta en material nuevo y útil otra vez.

pollution

La verdad es que el concepto de “reducir, reutilizar y reciclar” no está ni medio claro y por eso no se practica correctamente. Desde mi punto de vista hay dos factores que contribuyen a ello: por un lado la falta de información. Así es, mucho “Hay que reciclar…” pero no se enseña cómo, qué, dónde, ni por qué. ¡Existe una ignorancia supina al respecto! Este tema, al igual que otros temas relacionados con el medio ambiente, o con una existencia lógica y honesta, o con la misma supervivencia de la raza humana y del planeta, debería constituir una parte primordial en los currículos escolares desde la más tierna infancia. De acuerdo que aprender a multiplicar y a distinguir entre mamíferos y herbívoros es importante para formar la base de datos que constituye nuestra educación escolar, pero ¿de qué sirve saber la tabla del 9 si luego nos estamos envenenando día a día por no saber distinguir qué alimentos son beneficiosos para la salud y cuáles nos enferman irremediablemente? ¿Para qué aprender acerca de las distintas especies de animales que comparten nuestra existencia si no solo estamos contribuyendo a su extinción por medio de la toxicidad que vertemos diariamente en la naturaleza, sino que además los mutilamos y aniquilamos a diario para llenarnos el estómago o para hacer bolsos y abrigos de última moda?

auto

Por otro lado, si bien no recibimos esa educación ni en los centros de enseñanza ni a través de programas educativos de divulgación social, como debería de ser, la verdad es que hoy en día el que no se informa es porque no quiere. Recuerdo cuando yo estudiaba en el colegio y en la universidad que para conseguir algo de información para desarrollar algún trabajo había que sudar la gota gorda, buscando libros por las bibliotecas, haciéndose kilómetros de un sitio a otro para encontrar algún dato interesante, o destrozar revistas para conseguir fotos e ilustraciones relevantes. Ahora todo está a toque de teclado, sólo basta querer encontrarlo. Hay información, pero también tiene que haber interés por descubrirla. ¡Tengo que admitir que me he sorprendido a mí misma por la facilidad con que navego la Internet y otras fuentes informativas sin ningún problema! Gracias a eso he aprendido cosas que jamás se me hubiera ocurrido que existieran. ¿Por qué? Porque en lugar de ir por la vida “sin pringarme” decidí hace tiempo utilizar mi mente inquisitiva y empezar a preguntar. Así, aprendí por qué es crucial reciclar, y que ciertos plásticos son reciclables y otros no porque emiten sustancias tóxicas, y que todo lo que se echa al contenedor de reciclaje debe ir limpio y sin restos de comida, y que si no reciclamos hoy mañana habremos agotado todos los recursos naturales y nuestra raza podría perecer,… entre otras muchas cosas.

solar

Cientos de materiales de desecho se generan a diario, no cuesta mucho esfuerzo ir aprendiendo poco a poco cuáles pueden reutilizarse, cuáles se reciclan para obtener nuevo material, cuáles pueden convertirse en compost, y cuáles terminarán en los vertederos y en los océanos contaminando irremediablemente nuestro medio natural. Este asunto no es algo opcional, nuestra supervivencia depende de ello. El exceso de población que actualmente hay en la Tierra implica una demanda desmesurada de recursos naturales para sostener nuestra existencia, y si no tomamos conciencia y actuamos responsablemente reciclando lo más posible y evitando la contaminación del planeta muy probablemente la raza humana será barrida como cualquier otra plaga dañina que solo sabe tomar y destrozar.

http://www.medioambiente.net/lista-de-materiales-reciclables/


Comentarios

¡Hóla…! — 3 comentarios

Deja un comentario