InicioRemedios y Soluciones caserasCómo hacer lejía casera…

LEJÍA CASERA
ceniza

La mayoría de nosotros usamos lejía para blanquear la ropa o para quitar manchas. También solemos mezclarla con otros productos para limpiar la casa por su poder desinfectante (¡nunca se debe mezclar con amoníaco!) La lejía que compramos en la tienda, si bien muy eficaz, también es extremadamente abrasiva, y debe utilizarse con sumo cuidado porque podría poner en peligro nuestra salud.

En nuestro intento de buscar productos naturales para utilizar diariamente, descubrimos algo del pasado que nos pareció muy interesante: ¡Resulta que nuestros antepasados utilizaban la ceniza para blanquear y para limpiar! ¿Que cómo puede ser, con lo que mancha la ceniza? Pues sencillamente espolvoreaban ceniza sobre las prendas de algodón o hacían una pasta con agua y la aplicaban sobre ellas…y ¡limpiaba perfectamente!

En casa se puede usar la ceniza de la barbacoa o la de la chimenea para hacer “lejía de potasa” de la siguiente manera: Una vez limpia y finamente cribada, se vierte la ceniza en un recipiente al que le hemos taladrado previamente muchos agujeritos sumamente pequeños, y se mezcla con agua sin cloro (para declorar el agua solo hay que dejarla destapada al sol un par de días y el cloro se evapora sólo). Poco a poco el agua se va filtrando por los agujeritos, entre la ceniza, gota a gota, cayendo en un segundo recipiente que se coloca debajo, separado del primero con unas piedras o ladrillos. Esas gotas constituyen la lejía de potasa, que tiene la particularidad de que es inodora, limpia muy bien y no es abrasiva como la que solemos comprar en las tiendas.

Otra manera muy eficaz de hacer lejía con ceniza es hirviéndola con agua en un cacharro durante una media hora (una parte de ceniza por tres partes de agua), removiendo de vez en cuando y retirando las impurezas con un colador. Se deja enfriar y se guarda en una botella en algún lugar resguardado del sol y del calor, y ya está lista para usarse.

Esta lejía se puede utilizar también para ahuyentar a los pulgones y a otros bichos que merodean nuestras macetas, sencillamente echando unas gotas por la tierra alrededor de las plantas. Además es muy buena para lavar la fruta y la verdura antes de comerlas y de cocinarlas, ya que no es nociva si se ingiere.

 


Comentarios

Cómo hacer lejía casera… — 1 comentario

Deja un comentario