InicioArticulos personales… En cuanto a los animales …

…En cuanto a los animales…

 

Muchos sabios a lo largo de la Historia han coincidido en usar como medidor evolutivo de nuestra especie nuestra forma de tratar a los animales:

“Dime qué ves cuando miras a un animal, y sabré todo de ti …”

¿Quién es capaz de mirar a los ojos de su mascota, mientras  acaricia su cabeza y le habla con dulzura, y no percibir su sensación de paz, de placer, de alegría…?

¿Quién no sabe, al mirar a los ojos de su mascota, si está triste, lánguida, enferma, o si tiene miedo, estrés, o desconfianza…?

¿Quién no ha sufrido al oír gritar de dolor a su mascota después de haberle pisado sin querer, y ha corrido rápidamente a consolarla…?

¿Quién puede ser capaz de creer hoy en día que los animales no sienten como nosotros, o que están creados y criados para sufrir un auténtico horror en su cruel muerte…?

Parte de razón tienen los que opinan que no sentimos de la misma manera que ellos, y es precisamente porque ellos sienten muchísimo más que cualquiera de nosotros pobres humanos. A parte de superarnos, y con creces, en oído, vista y olfato, poseen una enorme sensibilidad, y un fascinante poder intuitivo que les hace vivir de una manera más intensa y clara todo lo que les ocurre a lo largo de sus vidas.

Y seguimos ignorando esto…

Millones de transportes trasladan cada día a miles de millones de animalitos vivos con un último destino…

Todos ellos saben dónde van. Algunos han vivido hasta ahora en mejores condiciones que otros. Por desgracia, en la mayoría de los casos han vivido confinados, apretados en espacios muy reducidos, y tratados con mano dura y sin contemplaciones. Lo que les queda por venir es aún peor…

Nosotros podemos tener más o menos miedo a la muerte, pero en lo que creo que todos estamos de acuerdo es que nadie desea una muerte dolorosa.

Nos podemos hacer una idea de lo que pueden llegar a sentir esos seres vivos cuando van esperando su turno para ser literalmente “asesinados”, o cuando ven a su compañero gritar y desangrarse lentamente…

Y seguimos ignorando esto…

No nos damos cuenta de que aquellas atrocidades que les hicieron a los judíos, y que todos condenamos, las estamos haciendo todos los días, por todo lo largo y ancho de nuestro mundo…

Hoy ya sabemos que las células de nuestro cuerpo se impregnan de nuestro sentir diario, y que se transforman, enferman o mueren con las malas experiencias, entonces… ¿qué células y tejidos nos estamos comiendo a diario?

Las industrias ganadera, pesquera y láctea, no sólo son los mayores contaminantes de nuestra atmósfera debido a las incontrolables emisiones de metano, y no sólo son los causantes de la deforestación de millones y millones de hectáreas para cultivar sus piensos transgénicos, y no sólo se permiten el lujo de mantener el nivel de sobre explotación o explotación total de todos nuestros mares y océanos en un ESCALOFRIANTE  75 %, sino que, además, aumentan día a día de una manera tan desmesurada e impune que han hecho saltar las alarmas de que en poco más de veinte años no se va a poder alimentar de esa forma a todos los que seremos entonces, y que, por supuesto, ni la tierra ni la atmósfera están preparadas para soportar tanta osadía.

 

 

 

¿Quién es capaz de apear del burro a estas mega-industrias? ¿Quién puede hacerles ver que su ansia de poder y de dinero no justifica el hacer las cosas tan rematadamente mal?

¿El que creamos o pensemos que tenemos que comer carne y pescado para sobrevivir (ambos hechos inciertos, y sobradamente demostrados), y que para ello tengamos que permitir, aunque miremos para el otro lado, semejante masacre y monstruosidad, no nos podría hacer recapacitar un poco?

¡Hay más opciones! ¡De verdad, las hay! Lo curioso del caso es que estas opciones son excelentes para todos y para todo, menos, lógicamente, para los que ya os imagináis… Os invito a conocerlas, ya que están ahí,  a golpe de tecla, para todo el que quiera buscar…

Coexistamos con los animales, actuemos con ellos con toda nuestra empatía y respeto, amémosles como a cualquier otro prójimo y lograremos dar un paso gigantesco en nuestra evolución humana hacia ese tan necesitado bienestar mundial, hacia ese “resurgir de nuestro ser más profundo y espiritual”…

 

¡Gracias por escuchar mi ladrido y reflexión!


Comentarios

… En cuanto a los animales … — 3 comentarios

Deja un comentario